La subida de precios de módulos y fletes podría reducir a la mitad las instalaciones fotovoltaicas previstas el próximo año